SECCIÓN 8 KAKEMONO 

 

Otra técnica muy recurrida y que manifiesta la esencia de la cultura japonesa es el kakemono o kakejiku, literalmente ‘colgante’, con su sofisticado equilibrio de espacios y la búsqueda constante de la creación de objetos armoniosos. En su composición existe un cuadro central donde se plasma la escena, mientras a su alrededor se conforma una construcción decorativa en seda o papel de damasco.

 

En los dos extremos verticales, los rodillos de bobinado no solo son funcionales, sino que a nivel estético aportan volumetría, además de la tensión necesaria para la visualización completa del kakemono abierto.