SECCIÓN 1 UKIYO-E, LAS ESTAMPAS DEL MUNDO FLOTANTE 

 

La unificación de Japón, concluida a principios del siglo XVII, trajo consigo un largo periodo de paz en el que se consolidó una nueva clase burguesa que, excluida del poder político pero floreciente económicamente, desarrolló una cultura propia frente a la oficial: el ukiyo, ‘el mundo flotante’.

 

En el Japón medieval, ukiyo significaba ‘este mundo de dolor’, el ciclo continuo de muerte y renacimiento del cual escapar al alcanzar la iluminación, un concepto que la clase media emergente tradujo irónicamente con un término homófono: ‘este mundo flotante’. Este concepto expresa los valores hedonistas, volubles y cambiantes de la nueva sociedad burguesa.

 

Edo, la actual Tokio, y la región de Kamigata fueron los centros neurálgicos de este nuevo lenguaje artístico.

 

Los ukiyo-e son técnicamente xilografías, un procedimiento de impresión en relieve, de origen chino, que se remonta al periodo Han (206 a.C. - 220 d.C.). A diferencia de Occidente, donde el grabado suele ser fruto de un artista individual, las xilografías japonesas se caracterizan por el trabajo coordinado de varias personas. Esta tipología editorial contribuyó a su difusión.